El Ágora de Alhaurín

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 01:20

El juego de la presión, culpables necesarios, todos vosotros más

¿Son los “Expertos” los verdaderos mandatarios que hay en Moncloa y Sánchez, es solo su marioneta?

El juego de la presión, culpables necesarios, todos vosotros más

Desde que el Gobierno se dio cuenta de su metedura de pata a principios de marzo con la gestión de la crisis del COVID19, se dijo, ¿a qué pardillos le cargo el mochuelo? Primera opción: a su vicepresidente segundo y su muchachada. La descartó al tercer día, por vocación, su vicepresidente es más ladino y maquiavélico que él y que la mayoría de sus ministros. Segunda opción: su equipo de “expertos” y el filósofo ministro de sanidad. Los expongo cada día en la televisión y ellos serán los responsables, de los errores. Tercera opción: ¡Eureka! La oposición. Presión, presión y presión.

La estrategia es simple, tengo los medios para informar y desinformar, puedo decir una cosa y la contraria, el acierto está asegurado. Las dudas y titubeos de las declaraciones de Sánchez, en un principio, se ha pasado a unas certezas y a una confianza despótica, que se aumenta con la pose campanuda de su superioridad moral, que utiliza para sus homilías de los sábados. A los quince minutos dejas de tener capacidad para analizar, ya no sabes si lo que está diciendo es lo mismo que hace una semana, o hace dos.

La oposición empezó colocándole una moqueta, de esas que te duelen los tobillos cuando caminas diez minutos sobre ella. La derecha empezó a creer que lo tenía cogido por la parte más sensible de sus decisiones; errores, dudas, fluctuaciones, mentiras. Lo vieron tan fácil, que lo consideraron tocado y hundido. Nada más lejos de la realidad, como está demostrando cada día, sea en el Congreso o sus ruedas de prensa.

En el Congreso ha conseguido, que sus rivales y enemigos –que los tiene muy próximos- se sientan culpables necesarios. La derecha, por el que dirán, aún sigue con sus complejos. Cuando llega el momento de las votaciones, presionan el botón verde, en contra de sus discursos. Éxito para su propósito. Sus socios, hacen el paripé en su negativa a apoyar sus posturas, cuando saben que la votación no va debilitar al presidente. Éxito doble, si fallan las medidas, la culpa de la oposición, o de quienes no han apoyado sus geniales medidas, sugeridas por los comités de “expertos”. El gobierno socialista queda libre de polvo y paja. ¿Y el otro gobierno?

Si hay algo que la derecha no es capaz de soportar, es la presión, solo hay que analizar sus posturas, declaraciones, desde el presidente del PP, o la presidenta de Ciudadanos. El presidente de VOX, va por libre y con su estrategia, y que decir de los diferentes presidentes de comunidades autónomas, donde gobiernan las derechas solas o en compañía. Si nos fijamos en sus posturas, ellos también son versos libres. Galicia, Murcia, Andalucía o Madrid, con su dimisión de la directora general de Salud Pública de Madrid, por sus discrepancias con el consejero de su área Enrique Ruiz, desde el pasado día 7 de marzo, por las medidas a tomar en hospitales y residencias ante el riesgo inminente por el COVID19 y no firmar el documento técnico.

Algo que han aprovechado, socios, oposición y gobierno central para minusvalorar toda la gestión de una política, que en los últimos tres meses había destacado en demasía, con sus aciertos y sus errores. No sé si la oposición se atreverá a plantear una moción de censura, por falta de ganas no será. Que la presidenta ataque de forma inmisericorde a Pablo Iglesias, por su nula gestión desde que se le asignó el mando único con las residencias de mayores el pasado marzo, porque su vicepresidente prefiere como socio al partido socialista. Menudo panorama.

En las redes sociales se dirime también la “guerra de Sánchez”. Se acuerdan cuando para criticar al contrario, se utilizaba “él y tú más”. Ahora ha cambiado y lo más utilizado debería ser  el “Todos vosotros más” desde los que pontifican al portavoz Simón,  lo proponen para cualquier premio, casi siempre haciendo mención a su extenso currículo en Mozambique, pero casi ninguno pone su también extenso currículo con los diferentes gobiernos en España. El ministro Illa, un filósofo en sanidad, es casi imposible, que ni torturándolo conteste a cualquier periodista que le haga una pregunta “delicada”, se sale por la tangente, con la socorrida muletilla de los “expertos” ¿Y el presidente Sánchez y sus ministros? Siempre con el comodín de los “Expertos” ¿alguien hasta el momento es capaz de poner nombre y cara a ese equipo que realmente es quién gobierna?

¿Son los “Expertos” los verdaderos mandatarios que hay en Moncloa y Sánchez, es solo su marioneta? Cualquier toma de decisión que nos anuncia el presidente, o cualquiera de sus múltiples portavoces, siempre está amparada en que lo han dicho los “expertos”. Cuando se tengan que pedir responsabilidades por la gestión, o aplaudir por las medidas tomadas, yo lo tengo claro, siempre habrá que pedir responsabilidades o premiar a los “expertos”.

Esta semana nos hemos encontrado con las contradicciones de las fases de “desconfinamiento”, desecalada o liberación, la culpa de los “expertos”, así que el próximo lunes veremos y leeremos las rectificaciones habituales. Hay que reconocerles que el criterio es muy flexible. Por su toma de decisiones son unos subordinados muy insubordinados.

A.D