El Ágora de Alhaurín

  • Diario Digital | sábado, 31 de julio de 2021
  • Actualizado 23:30

Yo no me quejo. 2025, cinco años después de Covid 19

Todos los que me conocen saben que yo no me quejo. En 2019 me tendría que haber quejado a diestras y a siniestras, de unos por omisión y de los otros, por… también por omisión, que panda de ineptos tuvimos.
 
Yo no me quejo. 2025, cinco años después de Covid 19
Ya es un triste recuerdo la pandemia que asoló a casi 200 países de la Tierra. Ahora delante de un café en la terraza de cualquier cafetería, con un par de amigos y repasando lo que sucedió hace un quinquenio, se te queda un rictus triste, por cómo afrontamos aquella pandemia.

 

Las opiniones de cada uno son muy diferentes, por cómo se afrontó: política, social y económicamente. Nos enfrascamos en un intercambio de opiniones a favor y en contra, todo desde la óptica del tiempo pasado. En lo único que nos ponemos de acuerdo es que la SOCIEDAD con diferencia fue lo mejor, junto con los servidores públicos y el denostado, por algunos interesados, del sistema sanitario, público y privado. Los cientos de miles de horas de estos esforzados servidores, las anécdotas por sus esfuerzos por paliar las penas de familias, que habían perdido a algún ser querido y así hasta darnos cuenta que posiblemente aún no hemos agradecido lo suficiente a estas personas.

En POLITICA sí que entramos en controversia, quizás porque cada uno de nosotros tenemos ideas políticas diferentes. A lo mejor nos hemos vuelto más cordiales, sensibles y podemos polemizar sin perder la amistad. Recordamos que desde finales del 2019 cuando desde China informaban los telediarios de que un virus se había descontrolado en una provincia de China. Cada día nos informaban, minuto y resultado de infectados y fallecidos en esa provincia china. La impresión en nuestro entorno era que ese era un contagio focalizado en China y que a Europa no nos salpicaría.

En el mes de enero de 2020 la OMS y algunos organismos europeos alertaron a los gobiernos (a España también) sobre la crisis que se nos avecinaba. Hubo países que se lo tomaron muy en cuenta y se demostró que la pandemia a ellos les afectó, pero una infinitésima parte de lo que a otros (España), conseguimos tener el dudoso record de ser el país del mundo con más fallecidos por millón. El debate fueron las medidas que tomaron los gobiernos. Por supuesto como buenos españoles y mejores malagueños cada uno teníamos una opinión y una postura, a favor, o en contra de esas medidas.

Marzo, maldito marzo. Uno criticaba los informes diarios del portavoz del gobierno sobre la crisis que ya galopaba sobre nuestras cabezas. Para el amigo que tenía enfrente, todo lo que hacía el portavoz era mentir y minimizar el riesgo que se estaba corriendo, por todo lo largo y ancho del país, estas informaciones llevó al país a la conmoción –mascarillas si, mascarillas no, test si, test no, ya estamos en el pico de la curva. ¿Pico, curvas con picos?- Para mi amigo que estaba a mi derecha (no política) le espetaba al otro que eso no era verdad, el gobierno tomó todas las medidas que los organismos internacionales le recomendaron y hasta tiraba de Google y te enseñaba la noticia de la época, ¿ves?

Yo casi prefería disfrutar de mi café más que volver a entrar en este tipo de discusiones, mantuve demasiadas en su momento. Yo siempre procuro en este tipo de discusiones tener datos, como se decía antiguamente, si no tengo los pelos de la burra en la mano, no aseguro nada. Mi amigo de la derecha, que es de izquierda, “Doc” ¿tú qué opinas? Él, aunque sabe mi respuesta sigue con su mantra, aún sigue insistiendo que la culpa era del PP por sus recortes sanitarios y se quedaba tan ancho, recuerdo que le facilité los datos del Ministerio de Sanidad desde el año 2008 al 2017 porque esos eran los últimos que había, en el que se reflejaba las inversiones sanitarias por comunidades y las del Gobierno. La más criticada, Madrid, resulta que en ese periodo de tiempo la incrementó 9,08 %.

El único culpable de los miles de fallecidos fue el Covid 19, ¿pero nuestro gobierno hizo todo lo necesario y en el momento oportuno para minimizar como diría el presidente que nos gobernaba, las bajas de esta guerra? Aún recordábamos los mensajes vacuos del presidente los fines de semana, medidas y contramedidas, lo que decía por la noche lo modificaba tras reunirse con sus vicepresidentes y ministros, el rectificar en estos casos no era de sabios era de… 

¿Os acordáis de los fakes? ¿Y de los apoyos que se le pedía desde el gobierno a la oposición? Apoyos que les pedía mentalmente, nunca se reunían y mientras nosotros haciendo el trabajo sucio de gobierno y oposición en las redes sociales. Y mirad como ha quedado el gobierno y la oposición después de aquella crisis. ¿Y ahora a quién nvotamos?

¿Y la ECONOMÍA? Antes nos quejábamos de los empresarios, ahora nos quejamos de que casi no hay empresarios. Y menos mal, que el trabajo parece que está repuntando un poco. Otra vez los autónomos somos los que estamos revitalizando el tejido comercial e industrial y no gracias a las medidas que en su momento tomó el gobierno que hizo que un montón de ellos tuvieron que cerrar su pequeño negocio, por no poder hacer frente a la cuota.

Acabamos un segundo café y quedamos para mañana para debatir quien tiene más apoyo en estas próximas elecciones, seguro que volvemos a trasladarnos a cinco años atrás. Estas conversaciones me recuerdan a el Decamerón, salvando el contenido e historias de las mismas pero con un motivo parecido la peste del COVD 19 seguro que tendremos más jornadas.